Saltar navegador principal

Yo también Indexo, y tú ¡también puedes hacerlo!

La Primera Presidencia ha dicho: “Se insta a los miembros a que participen en FamilySearch Indexing [indexación], que es de suma importancia para la historia familiar y la obra del templo”2.

El Señor ha prometido: “He aquí, apresuraré mi obra en su tiempo” (D. y C. 88:73). La indexación es una de las maneras en las que el Señor está cumpliendo esa promesa. Es probable que la gente busque a sus propios antepasados y deje que los demás busquen a los suyos; sin embargo, la indexación facilita y acelera la investigación de historia familiar para todos. “El Señor nos ha dado la tecnología para mejorar enormemente la búsqueda de nombres”. La indexación es un esfuerzo colectivo para ayudar a todos los hijos de nuestro Padre Celestial”.

Al principio, la indexación podrá parecer una entrada de datos común y corriente, pero los indexadores de experiencia con frecuencia testifican que la indexación es una tarea espiritual que bendice vidas en ambos lados del velo.

A continuación, algunas sugerencias que te servirá para que la indexación se convierta en una experiencia espiritualmente satisfactoria.

  1. Empieza con una oración. Tal vez desees orar específicamente para sentir el Espíritu de Elías a fin de que tu corazón se vuelva hacia tus antepasados.
  2. Elimina las distracciones, entre ellas la televisión o la música que podrían impedir la influencia del Espíritu.
  3. Haz indexación con familiares o amigos. Esto no sólo les brindará ayuda para leer letra ilegible, sino que quizás abra la puerta para hablar sobre tu propia historia familiar.
  4. Recuerda que todo nombre que indexes representa a otra persona a quien sus descendientes vivos podrían encontrar y por quien se podrían llevar a cabo las ordenanzas del templo mediante un representante.
  5. Ten presente que el Señor te ayudará. Por medio del Salvador, puedes superar cualquier dificultad que pudiera surgir con la indexación (véase 2 Corintios 12:9–10).