Gracias a Él

    Jesús es el Hijo de Dios, nuestro Salvador y Redentor. Gracias a Él, la muerte no es el final, y la vida adquiere un nuevo significado. Podemos cambiar, empezar de nuevo y volver a vivir con Dios.