Saltar navegador principal

El Templo: Una Obra de Amor y Servicio

El Templo: Una Obra de Amor y Servicio

A mediados del mes de mayo del 2013, el hermano Garry R. Flake  y la hermana Janet Flake recibieron una llamada que cambiaría sus vidas para siempre. Se les invitó a una entrevista con un miembro de la Primera Presidencia, el Presidente Henry B. Eyring, quien les habló de su cariño por el Área del Caribe y su visita para la dedicación del Templo de Santo Domingo. De esta manera se les extendió el llamamiento de servir como Presidente del Templo de Santo Domingo, República Dominicana, en el caso del Presidente Flake y la hermana  Flake como Directora por los próximos tres años, les comentó que tendrían la oportunidad de venir al paraíso.

Para el Presidente Flake no era la primera vez que tenía esta oportunidad, pues en otras ocasiones había visitado la Republica Dominicana, la primera vez cuando el Templo estaba en construcción y la segunda cuando ocurrió el terremoto en Haití en enero del 2010 y se embarcó en un servicio de tres  semanas. En la última ocasión que viajó a la República Dominicana tuvo la oportunidad de visitar el Templo, pero nunca se imaginó que un día seria llamado a servir en este lugar tan especial, pues para él, el Templo es un lugar especial.

Para la hermana Flake separarse de sus cinco hijos y 17 nietos no ha sido fácil, pero está feliz de servir en el Área del Caribe, donde las personas son tan cariñosas.

Para el Presidente y la hermana Flake este llamamiento ha cambiado por completo su visión del Templo. 

“Al principio me preocupaba no sentir el Espíritu del Templo”, comentó el Presidente Flake, ya que mi llamamiento requiere estar todos los días y velar que todo esté en orden; sin embargo “testifico que he sentido el Espíritu Santo cada día que cruzo las puertas del Templo, sé que El Señor visita su casa y mora en ella.”

“Cuando estás dentro del Templo ya no te preocupas de lo que está afuera, los obreros son maravillosos, el servicio desinteresado que prestan toca nuestros corazones, trabajar en el Templo es la coronación de nuestra experiencia de servicio.”

“Si no vienen al Templo están perdiendo una gran oportunidad, no pierdan la constancia de visitarlo, es un lugar bueno y sagrado para todos aquellos que son dignos de venir.  Sabemos que hay mucho en el mundo que les presiona para que no asistan, pero si ponen la meta de venir por lo menos una vez al mes, el Templo se convertirá en el timón del barco de sus vidas; asistan, renueven sus convenios y hagan la obra por los demás, en especial por sus familias. ¿No es esto maravilloso?”

Servir en la Casa del Señor

El Presidente Flake nos indicó: “Actualmente la necesidad mayor es tener hermanos que se animen a servir en el Templo: ¡hablen con sus líderes!, ¡pregúnteles que deben hacer para servir!, existen muchas formas de servir en la Casa del Señor.”

El Templo cuenta con 380 obreros, todos prestan servicio voluntario, desde el año pasado la cantidad de obreros aumentó considerablemente, sin embargo la meta del presidente Flake y demás líderes del Templo es que el número de obreros llegue a 500 al finalizar el 2014.

Actualmente el Templo de Santo Domingo lleva a cabo 39 sesiones de investiduras durante toda la semana, siete sesiones más que en el año 2013 y con flexibilidad de abrir sesiones adicionales según sean requeridas previamente por los líderes.

Uno de los factores que ha influido en el aumento de las ordenanzas realizadas y asistencia al Templo ha sido el  énfasis que la Presidencia del Área ha puesto en la obra del Templo, esto ha ayudado a aumentar el deseo en las personas de servir como obreros o venir con sus barrios a realizar las ordenanzas vicarias por otros que han fallecido.

“Tenemos que tener el Templo bien organizado para que las personas al venir tengan una experiencia espiritual significativa. Esto no puede ser posible  sin la ayuda de los líderes, quienes son los que nos recomiendan a los miembros que necesitamos.”

Además del Presidente y la hermana Flake, sirven como primer y segundo consejero los hermanos Juan E. Almonte y Pedro Abreu, junto a sus esposas la hermana Victoria Almonte y la hermana Reyna Abreu, quienes fungen como asistentes  a la hermana Janet Flake.

El Presidente Garry R. Flake ha prestado servicio previo en los siguientes llamamientos: Presidente de la Misión Honduras, San Pedro Sula y también en la creación de una nueva misión en México Monterrey Sur, ha servido en dos ocasiones como Obispo y trabajó por muchos años como empleado de la Iglesia, llegando a ser Director de Asuntos Temporales en México y Director de Servicios Humanitarios de la Iglesia por 15 años.

Su primer consejero, el hermano Almonte, sirvió como Presidente de Estaca y Presidente de la Misión Santo Domingo Oeste y su segundo consejero el hermano Abreu, ha servido como Obispo, Presidente de Distrito y Presidente de Estaca.

Para el Presidente Flake, servir en el Templo es un placer. ”Cada vez que asisto conozco más a mi Padre Celestial y siento en mi corazón cómo Él nos conoce y cuánto lo necesitamos en nuestras vidas. Al asistir al Templo aprendemos más de nuestra relación con Él.”

“En los cuatro meses de servicio en el Templo, he llegado a conocer la verdadera realidad de Jesucristo, he sentido aún más en mi vida Su expiación. No tengo dudas que ésta es la Iglesia de Jesucristo y que las familias pueden ser eternas. En tiempos tan difíciles y con tanta presión, es maravilloso ver que el Señor nos ha dado los Templos. Sé que esta obra es de Dios, y sé que los que están del otro lado del velo esperan tener las mismas oportunidades que nosotros hemos tenido, de recibir las ordenanzas salvadoras, si lo hacemos seremos felices.”

Su llamamiento se inició el 1 de noviembre del 2013 y se extiende hasta el 1 de noviembre del 2016.