Saltar navegador principal

familia Diaz Gutierrez

familia Diaz Gutierrez

El 10 de febrero del 2013, los hermanos Johanny Díaz y Zoila Gutiérrez de Díaz fueron llamados a servir como asesores de Historia Familiar en la estaca Santo Domingo Oriental.

Para ellos este llamamiento es especial, pues es la primera vez que tienen la oportunidad de trabajar juntos como esposos en una asignación, experiencia que consideran de mucho valor.

“Inmediatamente se nos entrevistó y se nos dijo cuál era nuestra asignación comenzamos a investigar en internet todo lo relacionado a nuestro llamamiento y contactamos a los  hermanos Cabrera, asesores de historia familiar del área, para que nos capacitaran”

“Cuando nos reunimos con ellos por primera vez habíamos investigado tanto sobre el llamamiento que ellos nos dijeron: vinimos a darles instrucciones, pero vemos que ustedes ya saben mucho sobre sus responsabilidades.'

La misma semana que fueron llamados asistieron a la reunión de presidencia de estaca y dieron  un informe de lo que habían hecho, esto incluía: un reporte de las capacitaciones recibidas, un calendario con las fechas  futuras de las actividades del centro y un detalle de las personas que les ayudarían a realizar el trabajo, durante esta misma reunión también recibieron instrucciones de la presidencia de estaca, las cuales les han ayudado a lograr el éxito y cumplir el reto que juntos habían asumido.

Los hermanos Díaz confían en que el Señor les ayudará en este reto, por lo que han decidido poner  manos a la obra. “No hay un día por intenso que sea que no pensemos como mejorar. El orar juntos para recibir guía e inspiración  ha fortalecido nuestros testimonios.”

Parte de su nueva asignación incluye el trabajar como obreros del templo un día a la semana. Esta experiencia ha sido una de las más especiales, pues disfrutan mucho esta oportunidad y se esfuerzan de servir en la Casa del Señor con amor y dedicación.

Su llamamiento no solo les ha bendecido a ellos, sino que las bendiciones se extienden a toda la familia.

“Hemos comenzando un proyecto en el cual hemos involucrado a nuestras hijas, ellas han sentido el espíritu de Elías, están muy emocionadas y  motivadas y esto les ha animado aprender a indexar, actualmente están trabajando con su cuadernillo: “Mi Familia, Historia que nos Unen”, ahora siempre que ven una computadora encendida lo primero que hacen es entrar a la página de FamilySearch.”

“Para nosotros lo bello de este llamamiento es poder ayudar a los hermanos que asisten al centro de genealogía de la estaca a trabajar con sus nombres  y luego verlos en el templo felices sintiendo el espíritu de Elías, esto nos motiva a dar lo mejor de nosotros.”

Otra de las grandes bendiciones que han recibido por su llamamiento es la oportunidad de involucrar a los jóvenes y niños de su estaca en la historia familiar.

“Realmente ellos nacieron para esto, es increíble cuán rápido aprenden y el deseo que tienen de servir, ayudando a otros y trabajando con sus propios registros.”

Como parte de su llamamiento actualmente están  iniciando un proyecto donde los jóvenes de la estaca prestaran servicio voluntario en el centro de historia familiar. La forma que lo harán es  dándoles la oportunidad a cuatro (4)  jóvenes de cada barrio para que asistan un día  a la semana, ellos ayudaran a los hermanos que no son tan diestro con el manejo del computador.

Los hermanos Díaz están llevando a cabo diversas actividades y reuniones en los barrios de la estaca a fin de motivar a los miembros a trabajar con la historia familiar, entre estas actividades están:

  1. Visitar los consejos de barrios
  2. Reuniones de capacitación y clases especiales en los quinto domingos
  3. Reuniones focalizadas con los líderes de la juventud y la primaria
  4. Mutuales de jóvenes sobre la historia familiar
  5. Charlas

“Sabemos que la historia familiar es una parte indispensable de esta maravillosa obra. Estamos agradecidos por el apoyo recibido por la presidencia de estaca, los líderes en los barrios y en especial por los miembros que asisten al centro para trabajar con sus nombres. Sin duda la responsabilidad es grande, ya que son muchos los detalles que hay que tener presente, tenemos grandes retos, pero cuando los vencemos esto fortalece nuestros testimonios pues sabemos en la obra que estamos embarcados.”

“La obra de historia familiar es esencial para lograr lo requerido para avanzar hacia la exaltación, es por esto nuestro compromiso, al saber lo sagrado que es nuestro llamamiento nos llena de gozo.”