Graduaciones de Seminario son llevadas a cabo en toda el Área Caribe

    Invitar a la juventud a asistir a las clases de Seminario tiene un propósito lleno de sabiduría pues es en esta edad que se procura que tomen las decisiones más sabias y beneficiosas para su vida.

    El evangelio es un proceso de aprendizaje continuo, la Iglesia procura que cada miembro reciba conocimiento a lo largo de su vida empezando por las clases que se imparten en la guardería hasta la de los miembros adultos. Cada grupo recibe según lo que necesita para su crecimiento espiritual según la etapa en la que se encuentran.

    Ariana Segarra del Barrio Toa Baja, Estaca Toa Baja nos da un ejemplo de la madurez lograda en el evangelio al haber concluido los 4 años de Seminario al responder a la pregunta ¿qué ha significado para ti asistir a las clases de Seminario? ella contesta: “Seminario ha sido más que un curso que dura 4 años ha sido una bendición para mi vida. Me ha dado las herramientas y la oportunidad de aumentar mi conocimiento sobre el Salvador mediante el estudio diario de su palabra. Me ha permitido poder escudriñarlas con más profundidad y entender su propósito para mi vida… si la juventud de verdad desea aumentar su conocimiento del evangelio y aprender verdades y doctrinas inspiradas, Seminario es la herramienta clave. No podemos visualizar Seminario solamente en un aspecto a corto plazo, lo que aprendemos es un apoyo que nos va a ayudar a largo plazo por el resto de nuestras vidas”.

    También el Seminario ha aumentado su relación con Dios y Jesucristo ‘’ ha aumentado mi amor y comprensión por ellos, al poder estudiar profundamente las escrituras mediante Seminario pude entender mejor lo que el Padre Celestial quiere y espera de mi y el plan que tiene preparado para cada uno de nosotros”.

    Mientras la juventud de la Iglesia se fortalezca de esta manera podremos visualizar futuros líderes dirigiéndola y edificándola con fe, amor y compromiso en la obra del Señor aquí en la tierra.