Saltar navegador principal

Predica Mi Evangelio

Predica Mi Evangelio Élder Hubermann Bien Aimé

Mientras Jesucristo estuvo en la tierra, llamó a los discípulos y les enseñó su evangelio o buena nueva para el mundo entero. Además, les mostró lo que se requería de ellos para compartir esta buena noticia con todos. Durante el tiempo que permanecieron juntos, les dio una misión muy específica y exclusiva. Aquí está el contenido según lo informado por Mateo en el capítulo 10 de su libro:

A estos doce envió Jesús, a los cuales dio mandamiento, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis;

sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.

Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado.

Los envió, pero por supuesto, también les advirtió sobre las dificultades que enfrentarían. Los detalles de las muchas dificultades, así como las soluciones propuestas por el Salvador, se encuentran en el mismo capítulo del libro de Mateo:

37 El que ama al padre o a la madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama al hijo o a la hija más que a mí, no es digno de mí.

38 Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí no es digno de mí.

39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.

Por lo tanto, fueron preparados y consolados por el mismo Señor,  en lo que les esperaba. Mis queridos hermanos y hermanas, Jesucristo no nos pide nada a medias, Requiere todo. Es una verdad que fue entendida y confirmada por el élder Richard G. Scott, miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles:

'Dele a su Padre Celestial y a Su Hijo amado la prioridad absoluta en su vida, un lugar incluso más importante que la vida, más importante que su amado esposo, que sus hijos o cualquier otra cosa sobre la tierra. Haga de su voluntad su principal deseo. Entonces todo lo que sea necesario para vuestra felicidad le será dada '(ver Nueva Era, julio de 1993, 39).

“Puedo testificar sinceramente que una de las formas de aplicar estas guías proféticas  en su vida es invitar a las personas a venir a Cristo, ya sea por su palabra o por su estilo de vida”.

Después de su resurrección, Jesucristo reiteró a los apóstoles las mismas instrucciones, pero esta vez no se refería solo a las ovejas perdidas de Israel, sino a toda la tierra. Él lo expresa en sus propias palabras:

'Por tanto id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo;

 Enseñándoles que guarden todas las cosas que os  he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”.

Después de recibir el Espíritu Santo, los apóstoles fieles de Jesucristo recibieron el poder y la autoridad para enseñar fe en el Señor Jesucristo, el arrepentimiento, el bautismo y el don del Espíritu Santo, y la perseverancia hasta el final.

En ese momento, las personas se vieron tan afectadas por las enseñanzas de los Apóstoles, que la Iglesia estaba comenzando a multiplicarse, tanto en Jerusalén como en las áreas circundantes. Trajo una gran y breve alegría a los verdaderos discípulos del Señor 4; pero comenzaron a ser perseguidos e incluso a matar a los apóstoles. Toda la tierra fue así desconectada del cielo por varios siglos. Este largo período que fue predicho por los santos profetas se conoce como 'Apostasía'.5

Gracias a la oración de un adolescente de 14 años (José Smith, hijo), Nuestro Padre Celestial y su hijo amado, Jesucristo, se le aparecieron para restaurar la Iglesia en toda la superficie de la tierra. Y este mismo mandato: el de predicar el evangelio, se le dio al joven José. A través de él, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días fue organizada por Dios para poder ayudar a realizar su obra, que es lograr la salvación y la exaltación de sus hijos. Además, la Iglesia invita a todos a venir a Cristo y perfeccionarse en él. La invitación de venir a Cristo concierne a todos los que han vivido o vivirán en la tierra. Por lo tanto, predicamos el Evangelio para la salvación de los muertos y de los vivos. 6

En esta última dispensación, nuestro Redentor nos recuerda la importancia sagrada de un alma ante sus ojos, como lo expresa en la revelación moderna:

'Recuerda que las almas son de gran valor para Dios…

Y si acontece que trabajáis todos vuestros días proclamando el arrepentimiento a este pueblo y me traéis  aun cuando fuere una sola alma, ¡cuán grande será vuestro gozo con ella en el reino de mi Padre!

¡Y ahora, si vuestro gozo será grande con un alma que me hayáis traído al reino de mi Padre, ¡cuán grande no será vuestro gozo si me trajereis muchas almas!7

Hoy, los miembros de la iglesia y los misioneros de tiempo completo comparten esta misma responsabilidad y tienen muchas herramientas para ayudar a la tierra a entender el evangelio de Jesucristo, incluyendo:

1- Las sagradas escrituras

2- El manual 'Predica Mi Evangelio'

3- Folletos que contienen las lecciones misionales

Sin embargo, lo más importante es vivir una vida tal que el Espíritu Santo siempre pueda inspirarnos y guiarnos, hacia aquellos que están dispuestos a recibir el evangelio de amor del Señor y Salvador Jesucristo.

Recuerdo una experiencia cuando era un joven misionero. Conocimos a un caballero durante la bendición de un niño en la Iglesia. Después de la reunión, intercambiamos información de contacto para ir a su casa y darle lecciones de misionero. Después de enseñarle la primera lección, el Espíritu fue muy fuerte y él caballero se emocionó mucho con lo que había aprendido. Fue entonces cuando nos pidió nuestra dirección. Sorprendido por esa pregunta, mi compañero y yo le preguntamos el motivo de tal pregunta. Nos dijo que este mensaje es tan importante que sería mejor para él venir y tomar lecciones con nosotros. Sabiendo que el mensaje del Evangelio está basado en la familia, amablemente insistimos en Continuar yendo a su casa para tener la oportunidad de enseñar también a los  otros miembros de su familia.

Gracias a tal experiencia, esta familia fue bautizada, están sellados en el templo y vive con una gran alegría el Evangelio. Esta historia nos enseña y confirma que el campo ya está blanco para la cosecha. Sabiendo que si somos dignos, el Espíritu Santo nos guiará a las personas preparadas, pero también Él los guiará hasta nosotros para ayudarlos a encontrar el camino hacia la vida eterna.

Sin embargo, los desafíos enfrentados por los primeros apóstoles de Jesucristo resurgen hoy en otras formas. No obstante, como miembros de su Iglesia, igualmente tenemos derecho a su ayuda. Porque nuestro Señor nos dice muy claramente:

¨Y quienes os reciban, allí estaré yo también, porque iré delante de vuestra faz. Estaré a vuestra diestra y a vuestra siniestra, y mi Espíritu estará en vuestro corazón, y mis ángeles alrededor de vosotros, para sosteneros. 8

Sé de todo corazón que no hay nada más importante que la oportunidad que se nos ofrece, a través de nuestro llamado del mismo Señor, de 'Predicar Su Evangelio'. Al hacer esto, podremos 'entendernos, edificarnos y regocijarnos juntos'. 9

_____________________________

1 Mateo 10: 5-7

2 Mateo 10: 37-39

3 Mateo 28: 19-20

4 Cantiques # 27, Français

5 2 Tesalonicense 2: 3

6 Manual de administración de la iglesia, Capitulo 2, sección 2.2

7 D&A 18: 10 & 15-16

8 D&A 84:88

9 D&A 50: 22