Saltar navegador principal

Para fortalecerlos, sí, hasta tener el poder de librarse

Para fortalecerlos, sí, hasta tener el poder de librarse
Nefi, en el primer capítulo del Libro de Mormón expresa con claridad, uno de los principios que él deseaba enseñar a cada uno de sus lectores. Él dijo: “Pero he aquí, yo, Nefi, os mostraré que las entrañables misericordias del Señor se extienden sobre todos aquellos que, a causa de su fe, él ha escogido, para fortalecerlos, sí, hasta tener el poder de librarse” (1 Nefi 1:20).Al igual que Nefi. Trataré de:
Gamiette, Claude-140 x
  • Demostrar lo que son las entrañables misericordias del Señor, y
  • Explicar cómo alguien puede beneficiarse de las entrañables misericordias del Señor para fortalecerse, sí, hasta tener el poder de librarse.

Las entrañables misericordias se manifiestan de muchas maneras diferentes en la vida de aquellos que buscan a Dios. Son todos los muchos milagros diarios que el Señor lleva a cabo en nuestra vida. Cuando uno sabe cómo reconocer las entrañables misericordias aun en medio de aflicciones, uno puede decir como el hermano de Jared, que ha visto el dedo del Señor.

En esta época de grandes oportunidades y también de gran alarma, todos los santos deben comprender cómo las tiernas misericordias les ayudarán a vencer sus desafíos. Sin las entrañables misericordias del Señor, sería igual que los nefitas en Helamán 4:24, “Y vieron que se habían vuelto débiles como sus hermanos los lamanitas, y que el Espíritu del Señor no los preservaba más; sí, se había apartado de ellos, porque el Espíritu del Señor no habita en templos inmundos“.

¿Qué son las entrañables misericordias del Señor?

¿Qué son las entrañables misericordias del Señor?

El élder David A. Bednar, al hablar de las entrañables misericordias, dijo que son “Las sumamente personales e individualizadas bendiciones, la fortaleza, la protección, la seguridad, la guía, la amorosa bondad, el consuelo, el apoyo y los dones espirituales que recibimos del Señor Jesucristo, por causa de Él y por medio de Él” (Bednar, 2005). Invito a todos a recordar algún momento en que hayan encontrado las entrañables misericordias del Señor en su vida. ¿Podemos tenerlas más a menudo?  ¿Las necesitamos?  El Señor dijo: “Y si los hombres vienen a mí les mostraré su debilidad. Doy a los hombres debilidad para que sean humildes; y basta mi gracia a todos los hombres que se humillan ante mí; porque si se humillan ante mí, y tienen fe en mí, entonces haré que las cosas débiles sean fuertes para ellos” (Éter 12:27).

Esta es la invitación a reconocer la necesidad que tenemos de Su ayuda, y después a venir a Él para pedir, con un corazón humilde para que podamos recibir sus entrañables misericordias. En otras palabras, Su gracia, o “el poder habilitador de Dios” puede ayudar a que nosotros seamos fortalecidos y capaces de cumplir con lo que necesitamos o para la felicidad de nuestros seres queridos. El élder Dallin H. Oaks enseñó: “Debido a Su experiencia expiatoria en la vida terrenal, el Salvador puede consolar, sanar y fortalecer a todos los hombres y mujeres de todas partes; pero creo que lo hace solamente con aquellos que lo buscan y piden Su ayuda” (Oaks, 2015).

Fortalecerse, sí, hasta tener el poder de librarse:

Fortalecerse, sí, hasta tener el poder de librarse:

En el Libro de Mormón el relato del pueblo de Alma y el pueblo de Limhi puede enseñarnos un principio importante en cuanto a “fortalecerse, sí, hasta tener el poder de librarse”. Limhi y su pueblo estaban en servidumbre y habían intentado liberarse varias veces yendo a la guerra.  Cada vez perdieron la batalla y fueron humillados por los lamanitas. Debían acudir al Señor y “… se humillaron hasta lo más profundo de la humildad y clamaron fuertemente a Dios… para que los librara de sus aflicciones. Ahora bien, el Señor fue lento en oír su clamor a causa de sus iniquidades; sin embargo, oyó sus clamores y empezó a ablandar el corazón de los lamanitas…” (Mosíah 21:14-15, cursiva agregada). Más tarde, ellos se sintieron inspirados a dar bebidas fuertes a sus guardias, y pudieron escapar.

Ahora comparemos esta historia con la de Alma y su pueblo. Amulón había colocado pesadas cargas sobre el pueblo de Alma y estaban bajo custodia de los capataces. También empezaron a orar fervientemente a Dios. Amulón les prohibió que clamaran al Señor y amenazó con matar a los que fueran encontrados orando. Siguieron clamando al Señor en secreto, “Y la voz del Señor vino a ellos en sus aflicciones, diciendo: Alzad vuestras cabezas y animaos, pues sé del convenio que habéis hecho conmigo; y yo haré convenio con mi pueblo y lo libraré del cautiverio” (Mosíah 24:13). Luego el Señor milagrosamente trajo un profundo sueño a sus guardias y les fue posible escapar.

¿Qué podemos aprender de estos relatos?  Con el pueblo de Limhi, el Señor alivió sus cargas pero fue lento en hacerlo debido a su falta de compromiso de sus propios convenios.  Para el pueblo de Alma, que se acababan de bautizar y eran fieles al honrar sus convenios, el Señor demostró gran poder para liberarlos. Ambos fueron probados y tuvieron que hacer uso de la longanimidad en sus aflicciones, pero uno vio llegar las entrañables misericordias del Señor a su rescate con gran poder.

La obediencia y la manera en que guardamos nuestros convenios influyen en el poder con que el Señor puede intervenir en nuestra vida. Alma dijo a su hijo Shiblón: “Quisiera que recordaras que en proporción a tu confianza en Dios, serás librado de tus tribulaciones, y tus dificultades, y tus aflicciones…” (Alma 38:5).

El estandarte de la libertad:

El estandarte de la libertad:

La Presidencia del Área Caribe acaba de lanzar la visión para invitar a todos los miembros a recibir las bendiciones que el Señor desea extender a todo su pueblo.

Como el estandarte de la libertad, la visión del Área Caribe está aquí para ayudarnos a estar unidos en nuestros esfuerzos y traer la liberación a la gente del Caribe. Esto sucederá si todos los miembros y familias procuramos poner en práctica y alinearnos con la visión.  ¿Por qué? Porque la visión del Área nos invita a vivir mejor nuestros convenios para “fortalecernos, sí, hasta tener el poder de librarnos”.

  • Estemos más convertidos al santificar el día de reposo tanto en el hogar como en la iglesia:

Al honrar el día de reposo demostraremos nuestra disposición de guardar y renovar todos nuestros convenios. Cada uno de nosotros debería preguntarse qué podemos hacer para santificar el día de reposo, como individuos, como familia y como Iglesia.

  • Debemos estar más convertidos por medio de la adoración en el templo.

El hacer y guardar los sagrados convenios del templo fortalecerá a nuestras familias y aumentará nuestra protección en estos últimos días. Nefi dijo: “… Yo, Nefi, vi que el poder del cordero de Dios descendió sobre los santos de la iglesia del Cordero y sobre el pueblo del convenio del Señor… y tenían por armas su rectitud y el poder de Dios en gran gloria” (1 Nefi 14:14, cursiva agregada).

  • Seamos responsables y autosuficientes.

El Señor ha prometido, “Y es mi propósito abastecer a mis santos, porque todas las cosas son mías” (D. y C. 104:15). El programa de autosuficiencia inspirado por el Señor viene a cumplir Su promesa, al trabajar juntos los líderes y los miembros para escapar de la esclavitud económica que prevalece entre los santos en el Caribe. Con fe y obediencia a los principios enseñados, las entrañables misericordias del Señor ayudarán a los santos, sí, hasta su liberación.

  • Compartamos el evangelio de Jesucristo con los demás:

A medida que los santos en el Caribe experimenten las entrañables misericordias del Señor y Su poder de liberación, pueden y llegarán a estar fortalecidos para llevar la liberación a sus familiares y amigos no miembros.

Que podamos meditar en estas cosas y, como Nefi, acudir al Señor para nuestro propio conocimiento (véase 1 Nefi 10:17-22) de estos principios que enseñamos. Que el Señor les bendiga, Él vive.

Referencia:

Referencia:

Élder David A. Bednar (2005) Las entrañables misericordias del Señor, Conferencia General de abril, [en línea]. Disponible en: https://www.lds.org/general-conference/2005/04/the-tender-mercies-of-the-lord?lang=spa.

Élder Dallin H. Oaks (2015) Fortalecidos por la expiación de Jesucristo, Conferencia General de octubre [en línea]. Disponible en: https://www.lds.org/general-conference/2015/10/strengthened-by-the-atonement-of-jesus-christ?lang=spa.