La Oración

    La Oración
    Tenemos el privilegio de comunicarnos con nuestro Padre Celestial a través de la oración. El acto de orar debe realizarse con profundo respeto y reverencia, llevado a cabo de la manera correcta.
    claudio-d-zivic-140x175.jpg

    Durante toda mi vida he tenido experiencias muy especiales al elevar mi voz a los cielos. Testifico que nuestro Padre Celestial responde a nuestros sinceros y justos deseos, en el tiempo que Él lo vea conveniente.

    En ocasiones he escuchado oraciones que no se ajustan a las normas establecidas. Por ese motivo he sentido la necesidad de hacer un resumen de algunos conceptos importantes que debemos tener en cuenta. El resumen lo he efectuado del libro “La Oración”.

    A continuación presento ese resumen, rogando que pueda servir de ayuda para todos nosotros. Además les dejo el desafío de que lean todas las escrituras allí indicadas.

    Resumen efectuado del libro “La Oración”: 

    “Se espera que las oraciones de los Santos sean adaptadas a una norma prescrita de divina excelencia; además deben ajustarse al modelo aprobado de la oración adecuada” (Élder Bruce R. McConkie. Mormon Doctrine, Bookcraft, 2da. Edición, pág. 581).

    1. Salutaciones

      1. Dirigirse a nuestro Padre Celestial.
      2. Evitar la utilización del término Señor.
      3. Evitar la innecesaria repetición del nombre de la Deidad.
    2. Expresiones de agradecimiento

      1. 3 Nefi 19:19-20.
      2. 3 Nefi 19:27-28.
      3. La ingratitud es un pecado.
    1. La oración pública

      1. En las oraciones públicas hablamos por todo el grupo.
      2. Deben utilizarse los pronombres en la primera persona del plural:
        • Nosotros/as – Nuestro/a – Nuestros/as.
    2. Peticiones

      1. 3 Nefi 19:21, 23, 29.
      2. Alma 34:18, 20-24, 27.
      3. Debemos estar dispuestos a condicionar nuestros pedidos a la voluntad de nuestro Padre Celestial.
        • “…pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”—Lucas 22:42.     
    3. Finalizar en el nombre de Jesucristo

    Moisés 5:8 – “Por consiguiente, harás todo cuanto hicieres en el nombre del Hijo, y te arrepentirás e invocarás a Dios en el nombre del Hijo para siempre jamás”.

    1. Amén

    Las oraciones deben ser concluidas con la palabra “amén”, lo cual expresa aceptación o aprobación.

    1. Lenguaje sagrado

      1. Dirigirnos a Él con extrema humildad y reverencia.
      2. Utilizar los pronombres tú, tus, tuyo, tuya, tuyos, tuyas.
      3. No utilizar los pronombres usted, su, sus, suyo, suya, suyos, suyas.
    2. Vanas repeticiones

      1. Mateo 6:7-8.
      2. Esta es una estricta advertencia en contra del uso excesivo de expresiones ampulosas, innecesarias, vacías o inútiles.
    1. Extensión de las oraciones

      1. “No es necesario ofrecer oraciones largas y tediosas, ni para comenzar ni para finalizar.  Esto no solo desagrada a Dios sino que también desagrada a los Santos de los Últimos Días” (Élder Francis L. Lyman. Discurso pronunciado en julio de 1892; impreso por la revista “lmprovement Era”, abril de 1947,pág. 245).
      2. 3 Nefi 19:24.
    2. Algo más que meras palabras

      1. “La oración se compone de los latidos del corazón y los justos anhelos del alma; de la súplica fundada en la admisión de que uno es el necesitado; de la contrición y el deseo puro” (Élder James E. Talmage. Libro “Jesús el Cristo” pág. 252).
      2. Mateo 15:8.
    3. El ejemplo del Salvador

    3 Nefi 17:16-17.

    Mediante la oración podemos aumentar nuestra fe y poder espiritual.  Dicho poder se necesita para lograr éxito en nuestras labores y para fortalecernos a nosotros mismos y a los demás.

    Con la oración se forja

    Con la oración se forja

    más de lo que el mundo cree.

    más de lo que el mundo cree.

    Deja entonces que tu voz a los cielos,

    Deja entonces que tu voz a los cielos,

    noche y día, su ruego por mí eleve.

    noche y día, su ruego por mí eleve.

    Pues, ¿en qué sería el hombre

    Pues, ¿en qué sería el hombre

    mejor que una bestia,

    mejor que una bestia,

    cuyo escaso cerebro oscura vida alberga,

    cuyo escaso cerebro oscura vida alberga,

    si conociendo a Dios sus manos no elevara

    si conociendo a Dios sus manos no elevara

    en oración, tanto por sí mismo,

    en oración, tanto por sí mismo,

    como por aquel a quien amigo llama?

    como por aquel a quien amigo llama?

    (Alfredo Tennyson)

    (Alfredo Tennyson)

    Antes que se conmuevan los cielos, debe conmoverse la tierra (Proverbio judío).