Instituto es para ti: Conoce la experiencia de Pierre González


    “Si la verdadera doctrina se entiende, ello cambia la actitud y el comportamiento”.

    Boyd K. Packer

    El 11 de junio del 2017, 70 miembros de las estacas de Puerto Rico se dieron cita a la capilla de Caparra para asistir a la graduación de Instituto de los jóvenes adultos en este país.

    Un total de 8 jóvenes fueron los graduandos. Conoce y aprende de la experiencia de Pierre y como el Instituto ha sido una bendición en su vida.

    Pierre Gonzalez, barrio de Trujillo Alto, estaca San Juan, Puerto Rico:

    Imagen

    Para mí el programa de Instituto es parte esencial de mi crecimiento espiritual ya que de cierta manera me motiva a tener un estudio del evangelio constante y profundo. También me brinda un balance en la semana entre llamamiento, universidad, trabajo y muchas otras responsabilidades. Para mí el Instituto es en el ambiente donde más aprendo ya que puedo hacer preguntas mucho más abiertas y recibir las respuestas que necesito. Quizás no recibo todas las respuestas en la clase como tal, pero recibo las herramientas y la dirección para encontrarlas por mí mismo en mi estudio personal. Tener esas experiencias fortalece mi testimonio.

    Todo joven que tenga la edad de asistir a las clases de Instituto necesita hacerlo. Especialmente cuando un joven está en la transición de entrar a la universidad necesita seguir nutriendo su espíritu con el evangelio porque es una edad en la que nos enfrentamos a muchas tentaciones y opiniones falsas que el mundo ha ido adoptando como ciertas. Es un tiempo de mucha confusión y si no nos agarramos de la palabra de Dios y de Jesucristo nos podemos perder. El Instituto en ese momento es clave para mantenernos a flote en las cosas espirituales. El vivir el evangelio y seguir el consejo de nuestro profeta y apóstoles nos mantendrán caminando en tierra segura.

    Lo que más disfrute al asistir a Instituto, fue el tiempo con mis compañeros de clase ya que vivimos muchas experiencias bonitas juntos y creamos buenas amistades. A veces llegábamos temprano para jugar antes de que comenzara la clase y muchas veces nos quedábamos hablando después de la clase. Es bien chévere porque la pasábamos bien en la clase y también buscábamos formas de compartir fuera de la clase. Aunque nos divertíamos mucho en la clase, era bueno el espíritu que sentíamos al aprender juntos el evangelio.

    Imagen esposa Pierre junto a su esposa

    Un momento especial para mí en Instituto fueron las primeras veces que asistí con mi esposa Koral. Cuando comenzamos a salir como novios una de nuestras primeras citas fue la clase de Instituto. En ese momento, aunque yo tenía que viajar 1 hora y 15 minutos para tomar la clase con ella valía la pena. Desde el principio Instituto fue una prioridad en nuestras vidas y ahora, aunque estemos casados tratamos de hacer todo lo posible por seguir asistiendo. El semestre pasado fue nuestra primera clase en asistir como matrimonio.

    Siento que es una necesidad para los Jóvenes adultos en edades el asistir a Instituto y participar activamente en una clase. Es ahí donde nos nutrimos con la buena palabra de Dios, creamos nuevas amistades y crecemos juntos en el evangelio. El Instituto puede llegar a ser un refugio del mundo en que vivimos. Es importante que nos apoyamos los unos a los otros y al tener amistades que asisten nos crea una motivación para ir compartir con otros estas buenas experiencias que estamos teniendo.

    El presidente Boyd K Packer dijo: “Si la verdadera doctrina se entiende, ello cambia la actitud y el comportamiento”. Siento que el asistir a Instituto ha fortalecido mi relación con Dios y Jesucristo, sentir su gran amor y saber por mi mismos que Él nos conoce perfectamente y sabe lo que necesitamos.

    Pierre González - Experiencia con el instituto Clic para ver el Video