Saltar navegador principal

El ángel Moroni del Templo de Santo Domingo

En la época en que se construyeron el Templo de Kirtland y el Templo de Nauvoo, muchos edificios públicos se adornaban con veletas en la parte de arriba. Así que, para seguir esa costumbre, ambos templos se adornaron con veletas. No obstante, la veleta del Templo de Nauvoo era especial, ya que era un ángel en posición horizontal, como en vuelo, que con una mano tenía sujetado un libro abierto y con la otra un cuerno a manera de trompeta. Fue el primer ángel que se colocó sobre un templo SUD. El Templo de St. George, Utah, el Templo de Logan, Utah, y el Templo de Manti, Utah, aún conservan veletas sencillas en la parte de arriba.

Al escultor Cyrus Dallin, quien no era SUD, se le pidió que elaborara un adorno para la aguja central del Templo de Salt Lake. Fue mientras escudriñaba las Escrituras SUD, en busca de inspiración, que nació el concepto de la figura del ángel Moroni. Para Dallin, Moroni simbolizaba la restauración del Evangelio y desde que se colocó encima del Templo de Salt Lake, esa figura dorada de un ángel vestido con una túnica suelta con un cuerno largo sobre sus labios se ha convertido en uno de los símbolos más reconocidos de la Iglesia.

Elaboración del (ángel) Moroni

Elaboración del (ángel) Moroni

Cuando el presidente Gordon B. Hinckley (1910–2008) concibió la idea de construir templos más pequeños, se pidió al escultor residente de Utah, Karl Quilter, que diseñara una versión de menor tamaño del ángel Moroni, la cual pudiera adaptarse y colocarse en templos de distintos tamaños. El proceso de elaboración de la nueva estatua comenzó con la fabricación de una armadura o estructura de soporte hecha de metal, la cual luego se roció de espuma y se esculpió en forma de un sencillo cuerpo humano. A la espuma se le aplicó arcilla y después se esculpió con más detalles. Posteriormente se aplicó más arcilla a fin de esculpir la ropa. Al hermano Quilter le tomó cerca de ocho meses elaborar el modelo de poco más de dos metros de altura el cual sería examinado por la Primera Presidencia. Después de recibir aprobación, el hermano Quilter produjo versiones más grandes a escala a partir de ese modelo y se elaboraron moldes con los modelos de arcilla. A partir de esos moldes, las figuras se vaciaban en fibra de vidrio bajo la dirección del artesano LaVar Wallgren. El diseño de Moroni hecho por el hermano Quilter es el que la Iglesia ahora utiliza de manera exclusiva. La Iglesia es también propietaria de los moldes. De cada molde se pueden vaciar unas 10 figuras. En la actualidad toma menos de una semana elaborar cada figura.

El brazo izquierdo de Moroni

El brazo izquierdo de Moroni

En la primera versión de la figura, el brazo izquierdo de Moroni cuelga sobre su costado, está ligeramente extendido y tiene el puño cerrado. En versiones que se elaboraron después, la figura se modificó ligeramente con el objeto de incorporar las planchas de oro. En la versión para el monumento en el cerro Cumorah, Torlief Knaphus se colocaron las planchas de oro en el brazo izquierdo de Moroni. En la versión para el Templo de Los Ángeles, el escultor Millard Malin siguió el diseño de Knaphus y colocó las planchas en el brazo izquierdo de Moroni; lo mismo hizo Avard Fairbanks, quien esculpió la versión para el Templo de Washington D.C. (En el Templo de Seattle, Washington, el Templo de Jordan River, Utah, y el Templo de la Ciudad de México, México, se encuentran réplicas del Moroni de Fairbanks que está sosteniendo las planchas).  Cuando Karl Quilter diseñó su versión de la figura, eliminó las planchas y luego pasó mucho tiempo asegurándose de que el brazo izquierdo colgara en una posición adecuada, de manera tal que no quedara ni demasiado rígido ni muy flácido, sino con un leve movimiento hacia adelante.

La ropa de Moroni

La ropa de Moroni

En todas las versiones de la figura, salvo en una, Moroni está vestido con una túnica larga y suelta, atada en la cintura. El Moroni del Templo de Los Ángeles, California, está vestido con una túnica y una cinta en la cabeza estilo maya, lleva sandalias y los rasgos de su rostro son claramente de un nativo americano.

El físico de Moroni

El físico de Moroni

A lo largo de los años, la figura del ángel Moroni se ha ido haciendo más robusta a medida que los escultores le han ido agregando tono y fibra musculares. Karl Quilter utilizó a personas reales como modelos para esculpir su versión de Moroni a fin de dar forma a los músculos correctamente y representar fielmente a un cuerpo de pie sobre una bola.

El baño dorado de Moroni

El baño dorado de Moroni

Todas las figuras de Moroni se doran o se bañan en oro. El proceso consiste en frotar placas delgadas de oro sobre la superficie de la figura. En la actualidad ese proceso solo toma un par de días, pero en cuanto la figura queda dorada, se debe manipular con guantes a fin de no estropear la delicada superficie.

Con pararrayos incrustado

Con pararrayos incrustado

En vista de que el oro batido es un perfecto conductor de electricidad y dado que la figura se coloca normalmente sobre la aguja más alta de los templos, con frecuencia le caen relámpagos. En la actualidad, las figuras tienen una barra de cobre que las atraviesa verticalmente y sobresale varias pulgadas por arriba de la cabeza, mientras que en la parte de abajo se conectan a un cable a tierra. Eso sirve tanto de pararrayos como de mecanismo para montar la figura sobre la torre del edificio.

Material empleado en la actualidad

Material empleado en la actualidad

Las primeras figuras del ángel Moroni se hacían de bronce, de cobre o de aluminio, y eran sumamente pesadas. (La figura de bronce del Templo de Washington D.C. pesa aproximadamente 1,8 toneladas métricas, o 1814 kg). Las figuras de hoy se elaboran de fibra de vidrio liviana y solo pesan alrededor de 136 kg.

El cuerno de Moroni

El cuerno de Moroni

En las Escrituras se dice que las trompetas se tocaban para dar advertencias, dar noticias y anunciar visitas.  Moroni sostiene un cuerno sobre sus labios con la mano derecha, lo cual simboliza la propagación del Evangelio por todo el mundo y la tan esperada Segunda Venida del Salvador que será anunciada por ángeles con trompetas (véase Mateo 24:31). La única versión del ángel Moroni sin cuerno es la que esculpió Torlief Knaphus para el monumento del cerro Cumorah. El Moroni de Knaphus tiene levantado el brazo derecho en señal de la autoridad del sacerdocio.

Traslado de la figura

Traslado de la figura

Las figuras terminadas se colocan de manera horizontal en cajones de madera para su traslado. La trompeta se vacía y se embala por separado para después colocarse en la mano de la figura al llegar al templo.

Colocación y orientación de la figura

Colocación y orientación de la figura

Según las Escrituras, al momento de la Segunda Venida, el Salvador aparecerá por el oriente (véase Mateo 24:27). La pauta de la Iglesia en cuanto a la colocación del ángel Moroni es que, donde sea posible, debe quedar viendo hacia el este. Sin embargo, en ocasiones puede quedar viendo en otra dirección a fin de que coincida con la orientación del templo. La figura del Templo de Los Ángeles fue colocada en un principio viendo hacia el suroeste, en la misma dirección que el templo. Sin embargo, se hizo un ajuste posteriormente para que quedara hacia el este tras recibirse instrucciones del presidente David O. McKay. La figura del ángel Moroni se coloca en la aguja más alta y no necesariamente en la aguja central. En varios templos, la figura de Moroni se coloca sobre una torre que está separada de lo que es el inmueble en sí.

Templos que no tienen ángel Moroni

No todos los templos tienen la figura del ángel Moroni. El Templo de Laie, Hawai, el Templo de Mesa, Arizona, y el Templo de Cardston, Alberta, se diseñaron sin torres ni agujas, así que no tienen el ángel Moroni. En el caso del Templo St. George, el Templo de Logan y el Templo de Manti, los cuales tienen torres, solamente tienen una veleta en la punta, en lugar del ángel Moroni. En algunos templos la colocación del ángel Moroni se ha retrasado debido a restricciones que imponen los códigos de construcción. Tal es el caso de Boston, Massachusetts y Sydney, Australia, donde las figuras se colocaron después de que se terminó la construcción. Los otros dos templos que no tienen la figura del ángel Moroni son el Templo de Hamilton, Nueva Zelanda, y el Templo de Oakland, California.

Mantenimiento de rutina

Las condiciones ambientales adversas como la humedad, la contaminación y las temperaturas extremas se hacen sentir en las figuras y, por lo tanto, las mismas tienen que repararse y volver a dorarse de forma periódica.  En ocasiones, la figura se tiene que remover del templo para darle mantenimiento. En otras, se colocan andamios y toldos para que las labores se realicen en el propio sitio donde esté colocada la figura. Además, las brigadas de mantenimiento de los templos deben quitar periódicamente de las figuras el excremento de aves.

La figura dorada de un mensajero celestial vestido con una túnica suelta que está sobre el Templo de Salt Lake se ha convertido en uno de los símbolos más reconocidos de la Iglesia. No obstante, el primer ángel fue una veleta horizontal que se colocó en el Templo de Nauvoo, como se muestra en esta ilustración (a la derecha).

Mediante la aplicación de capas de arcilla, el escultor Karl Quilter (a la extrema derecha) dio más tono muscular a su versión de la figura del ángel Moroni. Los moldes de la figura del hermano Quilter son los que se utilizan ahora para elaborar las figuras de Moroni que se colocan en los templos que se construyen en la actualidad.

La versión de Moroni del hermano Quilter (que se muestra arriba en el taller de vaciado antes de la elaboración de los moldes) representa al mensajero celestial con cabello ondulado que lleva una túnica con pliegues sobre su musculoso cuerpo, mientras sostiene una trompeta en su boca con la mano derecha.

(Arriba) El ángel Moroni que se encuentra en la cima del cerro Cumorah en Palmyra, Nueva York, fue esculpido por Torlief Knaphus, tiene levantado el brazo derecho y en el izquierdo sostiene las planchas de oro.

(Derecha) Una grúa se prepara para colocar la figura de Moroni sobre el Templo de Rexburg, Idaho. Cada una de las figuras se coloca en la punta de la aguja más alta y, siempre que resulta posible, se orienta hacia el este.