Saltar navegador principal

Graduacion de Seminario en la estaca Navarrete

El Domingo 29 de Julio 2018, se dieron cita en la estaca de Navarrete 290 personas para presenciar la graduación de 21 jóvenes en edad de seminario (14 a 18 años).

Entre ellos: Jhon Liranzo, Axel Valdez, Moisés González, Yeraldin De La Rosa y Jeison Vargas, quienes se graduaron de cuatro años y Leonardy Toribio quien obtuvo el diploma de finalización de curso.

El hermano Florentino García, presidente de la Estaca Navarrete, compartió un mensaje en el que habló sobre la importancia de que los jóvenes puedan prepararse al asistir a Seminario, y lo útil que le puede ser a la sociedad el tener jóvenes preparados espiritualmente para vencer los desafíos. Además  habló de la responsabilidad que los padres tienen de fomentar el estudio diario de las escrituras mediante la participación de los jóvenes en el Seminario.


Sobre el programa de Seminario

El programa de Seminario de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es un programa de cuatro años de formación religiosa para los jóvenes. En Seminario, cientos de miles de alumnos y sus maestreo se reúnen para estudiar las Escrituras, que incluyen la Biblia (el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento), el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran Precio.

Actualmente hay más de 400 000 alumnos de Seminario en más de 170 países. Las clases de Seminario comienzan junto al nuevo año de estudio. Todos los jóvenes de entre 14 y 18 años, sean o no miembros de la Iglesia SUD, están invitados a participar de este maravilloso programa.

La constancia en la asistencia, la participación frecuente y la graduación de Seminario ayudan a los alumnos a aprender y sentir la verdad del Evangelio y a relacionarse con otras personas que los elevan y les dan ánimo. Un enfoque fundamental de Seminario es que los alumnos lean diariamente de las Escrituras y que lean cada libro de estudio para ese año. El estudio personal diario de la palabra de Dios brinda oportunidades de aprender el Evangelio, desarrollar el testimonio y escuchar la voz del Señor. A medida que los alumnos lleguen a entender las doctrinas y los principios que se encuentran en las Escrituras que estén estudiando, su actitud y comportamiento mejorarán y estarán preparados para compartir la verdad con los demás.