graduacón Instituto

    graduacón Instituto

    El fin de la sequía de verano irrumpió con estruendoso repiqueteo sobre el aluzinc del centro de la Estaca Santiago Sur, sin alterar en lo más mínimo la solemnidad  y el gozo impuesto por la fuerte presencia del Espíritu Santo a lo interno del abarrotado salón sacramental, donde más de 135 jóvenes recibían sus certificados de logros y de graduación del Instituto de Religión de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días de esta ciudad, en una solemne y emotiva ceremonia presidida por el Elder Jorge Salomón Domínguez.

    “Debemos de hacer todo por amor. Si el Señor nos manda a hacer algo, hagámoslo; si lo hacemos, seremos altamente bendecidos”, discursó la joven Olga Gabriela Leonardo de la Rama y Distrito Dajabón, antes de recibir su certificado de graduación del Instituto de Religión, tocando también temas como la obediencia y la obligación de magnificar los llamamientos por humildes que parezcan.

    “Debemos de hacer todo por amor. Si el Señor nos manda a hacer algo, hagámoslo; si lo hacemos, seremos altamente bendecidos”

    El joven Ramón Martínez, perteneciente al Barrio Torre Alta de la Estaca  Puerto Plata, previo a recibir sus certificados de graduación y de logros avanzados, se refirió a la necesidad de ser un ejemplo y una luz para los demás. Fue seguido por la hermana Elizabeth Marte, de la Rama Framboyanes del Distrito  La Vega, quien discursó acerca de la integridad, y sobre la necesidad de vivir para el Señor y no solamente para los demás.

    “Si utilizamos nuestro albedrío para hacer lo correcto y predicar el Evangelio seremos muy bendecidos”, manifestó el cuarto discursante Samuel Moisés, del Barrio de Arroyo Hondo de la Estaca  Santiago Sur, antes de recibir su certificado de graduación del Instituto de Religión. El joven Moisés criticó la práctica de hacer lo malo y luego justificarlo, y también sobre la necesidad de poseer conocimientos sobre el bien y el mal.

    “Si utilizamos nuestro albedrío para hacer lo correcto y predicar el Evangelio seremos muy bendecidos”,

    Dirigida por el hermano José Miguel Bueno, presidente de la Estaca Santiago Sur, la ceremonia de graduación del Instituto de Religión abarcó alumnos de las seis estacas y los cuatro distritos de la Región Norte, y contó con la presencia de sus respectivos presidentes y líderes del Sacerdocio, así como la del presidente de la Misión Santiago y el Director del Área de Seminarios e Institutos de Religión.

    “¡Jóvenes, han aprendido a volar, se le ha entregado una lámpara y se le ha sazonado con sal, iluminen y den sabor que Jesucristo está caminando con nosotros!”, discurso emocionado el Elder Jorge Salomón Domínguez, quien sirve como Setenta de Área en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

    “¡Jóvenes, han aprendido a volar, se le ha entregado una lámpara y se le ha sazonado con sal, iluminen y den sabor que Jesucristo está caminando con nosotros!”,

    Tras recibir a los graduandos por parte del hermano H. Kent Rappleye, Director del Área de Seminarios e Institutos de Religión, el Elder Domínguez elogió las enseñanzas recibidas por los jóvenes discursantes, resaltando el lema: Aprender, compartir y aplicar los conocimientos adquiridos por mandato del Señor.

    Además del  Elder Domínguez y del hermano Rappleye, la ceremonia contó con la presencia del hermano John L. Douglas, presidente de la Misión Santiago; el presidente José Miguel Bueno, de la Estaca Santiago Sur; Marcos Bretón, director del Instituto de Religión de Santiago y presidente de la Estaca Santiago Este; Luís R. Espinal, presidente de la Estaca Santiago Norte, entre otros líderes del Sacerdocio.

    También estuvieron presentes los presidentes de las estacas de San Francisco, Puerto Plata y Navarrete (Luís Federico García, Eddy Waldo Morrobel y Florentino García respectivamente), así como el presidente del Distrito Bonao, Maximino Vargas; Juan Carlos Rodríguez, presidente del Distrito Cotuí; Geovanny Díaz, presidente del Distrito La Vega y el presidente del Distrito Dajabón, el hermano Anselmo Cabrera.

    El acto fue amenizado por el coro del Instituto dirigido por José Isaías Mirabal y acompañado por el pianista Jack Maicor Bretón.