¡Arrancamos el Seminario!

    ¡Arrancamos el Seminario!
    Que bendición tienes de comenzar este año escolar en el programa de seminario, el cual te ayudará a entender aún más las enseñanzas de Jesucristo y Su expiación y a la vez te preparará para  recibir las ordenanzas del templo. Este año es muy especial ya que tendrás el privilegio de estudiar la vida y las enseñanzas del Salvador cuando estuvo ministrando personalmente en la tierra, podrás ser testigo del llamamiento y del ministerio de los apóstoles, disfrutarás de las cartas del apóstol Pablo, así como otros grandes apóstoles y lograrás obtener una comprensión mayor del maravilloso libro de Apocalipsis. Sabemos que a la medida que apliques las enseñanzas que recibas serás más feliz.
    Foto Luis Santana.jpg

    Otro aspecto importante del cual formarás parte en este año es aprender acerca del evangelio profundizando en la doctrina, lo cual aumentará tu conversión y tu testimonio del evangelio.  Esto lo lograremos a través del “Dominio de la Doctrina”.

    El dominio de la doctrina busca: “Ayudar a los alumnos a seguir los principios divinamente ordenados para lograr  conocimiento espiritual y desarrollar el dominio doctrinal”[1]. Esta prioridad te ayudará a ser guiado en la manera en que obtendrás el conocimiento que te llevará a la vida eterna. Algunos aspectos claves del dominio de la doctrina son:

    • El nuevo programa de Dominio de la doctrina reemplazará a Dominio de las Escrituras.
    • Dominio de la doctrina permite a los alumnos estudiar, hacer preguntas y enseñar unos a otros.
    • El programa está diseñado para ayudar a los alumnos a llegar a ser espiritualmente autosuficientes.

    Confiamos en que este programa sea una parte clave en tu preparación para el servicio misional y futuro matrimonio en el templo.

    Como Director del Sistema de Seminarios e Instituto en el Área Caribe, quisiera darte cuatro sugerencias que te ayudaran a tener un año exitoso:

    1. Asiste Regularmente: Aunque te cueste levantarte, vale la pena asistir e interactuar en el salón de clases. Los maestros de seminario están anhelosamente consagrados a enseñarte y poseen un testimonio fuerte del evangelio de Jesucristo y de los principios que te enseñaran. Así que tu asistencia será el factor determinante del éxito de tu año escolar.
    2. Estudia el Nuevo Testamento: Este es un requisito importante, antes de asistir a la clase, estudia el capítulo que se analizará durante la misma. Esto le permitirá al Espíritu Santo enseñarte personalmente, además podrás llevar las preguntas de palabras o frases que no entiendas y desarrollarás la habilidad de identificar los principios del evangelio de manera personal.
    3. Aprende: Tu participación, comentarios y testimonios en la clase será un indicador de cómo se está fortaleciendo tu testimonio y profundizando tu conversión. No tengas miedo de preguntar y participar, lo cual aumentará tu confianza en el salón de clases y tu amor por el Salvador. Motiva a tus compañeros a hacer lo mismo. Al final de cada cuatrimestre, tendrás la oportunidad de participar de una experiencia de aprendizaje. Evalúa tu progreso a medida que la completes.
    4. Vive los principios: Todo lo que aprendas y sientas debe llevarte a realizar cambios positivos en tu vida, aplica en tu vida  las cosas que sientas en tu corazón, traza metas y planes para vivir los principios que logres aprender y comparte tus experiencias con los demás. El vivir el evangelio es lo que te llevará a  conocer al Salvador.

    Sabemos que este año será muy especial así que contamos contigo. Disfruta de la bendición de estudiar el Nuevo Testamento,  el hacerlo aumentará tu testimonio de la vida y ministerio de Cristo.