Saltar navegador principal

Programa Fe en Dios, una motivación para desarrollar mis talentos

Programa Fe en Dios, una motivación para desarrollar mis talentos
20160421_Camila_Ballet_26.jpg

Emely Camila Esquea Muñoz pertenece al barrio Enriquillo, Estaca San Gerónimo y es una jovencita que recién cumplió sus 12 años de edad. Sus padres se bautizaron cuando eran jóvenes, lo cual permitió que ella creciera en la Iglesia y tuviera la oportunidad de asistir a la primaria y participar de todos sus programas, actualmente pertenece a las mujeres jóvenes y aunque es un gran cambio, todo lo aprendido en la primaria le acompaña en esta nueva organización.

Como todos los niños que nacen en la Iglesia, Emely Camila se bautizó en la Iglesia a la edad de  8 años de edad, ella recuerda:

Como todos los niños que nacen en la Iglesia, Emely Camila se bautizó en la Iglesia a la edad de  8 años de edad, ella recuerda:

“Quería tanto que llegara ese día, que le pedí a mis padres que mi bautismo se hiciera el mismo día de mi cumpleaños, me sentí muy bien porque todos mis amiguitos y mi familia estuvieron conmigo, y pude sentir que estaba tomando la decisión más importante.”

Otra decisión importante en la vida de Emely Camila fue tomada a los 9 años de edad, mientras trabajaba con el Programa Fe en Dios.  

El programa motiva a los niños de 8-11 años a desarrollar sus talentos y prestar servicio, así que les dije a mis padres que quería estudiar ballet y música para cumplir con algunas de  mis metas, primero comencé con la danza y ahora estoy estudiando música.
20160421_Camila_Ballet_4.jpg

Estudio danza en  la Escuela Nacional de Danza varios días a la semana, 8 horas en total, pero esto no impide que cumpla con mis asignaciones de la escuela, aprovecho cualquier momento libre de mi día para hacer las tareas y estudiar, en ocasiones tengo que estudiar en la madrugada para cumplir con todas las asignaciones, pero  lo hago con mucho gusto ya que por ese sacrificio, en mi escuela soy una estudiante sobresaliente, amo la danza y la música, pero nunca descuido mis estudios. Agradezco que antes de cumplir los 12 años de edad concluí el Programa Fe en Dios, trabajar durante este tiempo con las actividades del programa fue muy importante para mí, pues a través del programa aprendí la importancia de vivir el evangelio, desarrollar mis talentos y ayudar a otros. Es una bendición que los niño(as) de la Iglesia podamos contar con este programa, el cual está disponible para todos nosotros.

Hace solo unos meses dejé la primaria para ir a las Mujeres Jóvenes, al principio no quería irme, pero ahora me encantan las Mujeres Jóvenes, especialmente las lecciones que nos enseñan cada domingo, disfruto  ser una abejita pues trabajamos en equipo como las abejas, también me gusta la  mutual pues puedo desarrollar mis talentos.

¿Cómo combina Emely su amor por la danza con sus normas religiosas?

¿Cómo combina Emely su amor por la danza con sus normas religiosas?

Lo más importante en mi vida son mis normas, y no permito que  la danza me aparte de ellas, todas mis compañeras de clases conocen de mis creencias.  Sé que seguir las normas del evangelio me ayuda a ser una 

mejor bailarina, ya que esta disciplina requiere de mucha disciplina, buena formación, concentración, dedicación, cuidado personal etc., y  yo he fortalecido todos esos valores a través de las normas de la Iglesia y por medio de las enseñanzas de mis padres.
20160421_Camila_Ballet_31.jpg

En el ambiente donde me desarrollo, cuidar mi pureza y virtud es lo más importante, estos atributos forman parte de mí y aunque pudiera ser difícil mantenerlos, para mí no lo es pues siempre he contado  con la ayuda de mis padres y los líderes de la Iglesia quienes me recuerdan hacer siempre lo correcto.

Disfruto mucho de la Iglesia, me gusta la reunión sacramental y siento mucho el Espíritu cuando participo de ella. Tengo el deseo de asistir a las clases de seminario cuando cumpla los 14 años y deseo ser una bailarina profesional. Me gusta  cantar y tocar música para Dios, amo leer y pintar.

Agradezco mucho todas las oportunidades que tengo, aunque mis días pueden ser bien agitados pues voy a  la escuela, a las clases de ballet, asisto al Coro de Campanas un día a la semana,  al coro de mi estaca,  a la mutual de jóvenes, ayudo a mi madre con los aseos de la casa, tomo tiempo para leer las escrituras, hacer mis tareas, jugar y participar de la noche de hogar, aun así siento que es una bendición y  que todo lo que aprendo en la Iglesia en vez de limitarme me ayuda y me motiva a continuar cultivando mis talentos. 

20160421_Camila_Ballet_29.jpg