VIDEO: Padre terrenal, Padre Celestial

    Para criar se requiere verdadero esfuerzo y una buena planificación. Esto es lo que se ha propuesto hacer Oscar David Amparo quien menciona que ser esposo y padre en estos tiempos es una  bendición.

    Fue bautizado en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el  28 septiembre 1980; 11 años más tarde, 9 de julio de 1991, se casó con Sonia Perdomo en el Templo de Guatemala; juntos han procreado una familia hermosa de 4 Hijos, Solange la mayor, Oscar Martín de 18 años, Luz Estela de  15 años y Kiara de 13.

    En la Iglesia trabaja de manera voluntaria como Presidente de la estaca Las Caobas y trabaja como Director del Instituto de Religión en Santo Domingo que auspicia el Sistema Educativo de la Iglesia, son dos responsabilidades que ocupan la mayor parte de su tiempo; “He tenido que aprender a hacer un balance en todos los ámbitos de mi vida, saber dividir el espacio  entre mis responsabilidades laborales que son bastantes, la de Presidente de estaca y la más importante de ellas que es ser padre en Sión. Si en algún momento pierdo el rumbo, ahí está Sonia mi esposa para encarrilarme” menciona Oscar.

    “La prueba de fuego de un hombre es ser padre y considero que la clave de hacer un buen trabajo radica en dar a nuestros hijos lo que yo he denominado el “albedrio dosificado”, que no es más que enseñarles y advertirles y dejar que elijan hasta donde no se hagan daño, es saber cuándo hay que cortarles la soga de la libertad.”

    “Mi mayor reto como padre ha sido ver a mis hijos obtener su propio  testimonio del evangelio de Jesucristo, verlos vencer la influencia negativa del mundo en que vivimos y ser jóvenes ejemplares.'