Noches Blancas, una invitación a continuar compartiendo con otros el evangelio de Jesucristo

    Noches Blancas, una invitación a continuar compartiendo con otros el evangelio de Jesucristo

    Más de 1,000 miembros de las estacas que pertenecen a la misión República Dominicana Santo Domingo Este han asistido a las Noches Blancas que se han llevado a cabo en sus centros de estacas.

    Bautismos colectivos con todos los barrios que conforman la estaca se realizan en el edificio principal, dando a los miembros que  así lo desean la oportunidad de participar y sentir en sus corazones el espíritu de la obra misional y ver a otros venir a Cristo.

    El Presidente de la Misión Este, Ahmad Corbitt, comentó: El Señor ha inspirado a los presidentes de estacas al organizar sus Noches Blancas y como resultado de esto se han logrado los siguientes objetivos:

    • Inspirar a los misioneros y miembros a trabajar en unión
    • Animar a los misioneros a trabajar más eficazmente
    • Tener servicios bautismales de mayor calidad donde los miembros y misioneros  se sientan motivados a invitar a personas no miembro de la Iglesia
    • Animar a los miembros a sentir en sus vidas el espíritu de la obra misional, a fin de que participen más activamente de ella
    • Traer ánimo aquellos que se bautizan y  proporcionar el ambiente para que se sientan motivados a invitar a sus familiares y amigos a su servicio bautismal. (cientos de personas no miembros de la Iglesia asistieron a las Noches Blancas que se han organizado)

    El 30 de enero, en la estaca Las Américas 27 personas entraron a las aguas del bautismo para hacer convenio y unirse a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 325 personas les acompañaron y disfrutaron de esta gran experiencia. El presidente de la estaca, Victor de la Cruz, comentó: “El último mes antes de la actividad, los líderes y  miembros trabajaron arduamente con los misioneros, lo ocurrido luego fruto de estos esfuerzos puede describirse como un verdadero milagro que fue posible gracias a que los misioneros y los miembros trabajaron unidos como una sola fuerza enseñando alrededor de 534 lecciones, y trayendo a la Iglesia 371 nuevos investigadores y proveyendo a los misioneros 36 nuevas referencias de personas que estaban muy interesadas en conocer más del evangelio.

    No cabe duda  de que el  Señor siempre pone los medios precisos para obrar en las vidas de cada uno de sus hijos, recordándoles en este caso el propósito fundamental por el cual estamos en este mundo”.

    El 31 de enero, Pedro Jiménez se unió a la Iglesia en la Noche Blanca llevada a cabo en la estaca Villa Mella.  El comparte su conversión: Hace unos 3 años viviendo en San Juan de la Maguana tuve un accidente y lamentablemente perdí la visión, durante un buen tiempo fui cuidado por una señora que era miembro de la Iglesia, ella me invitó asistir a la capilla  y recibir a los misioneros, acepte su invitación y los misioneros comenzaron a enseñarme. Durante este proceso ella siempre me motivo a operarme para recuperar mi visión y poner mi fe y confianza en Jesucristo. Yo estaba desanimado y pensaba que por mi edad avanzada era imposible que lo lograra, pero la hermana siempre me recordaba que si  tenía fe yo podría ser sanado, un día le dije que sí, que tenía la fe suficiente para ser sanado. Un tiempo después fui operado y fui recuperando la visión.

    Hace unos 3 años viviendo en San Juan de la Maguana tuve un accidente y lamentablemente perdí la visión, durante un buen tiempo fui cuidado por una señora que era miembro de la Iglesia, ella me invitó asistir a la capilla  y recibir a los misioneros, acepte su invitación y los misioneros comenzaron a enseñarme. Durante este proceso ella siempre me motivo a operarme para recuperar mi visión y poner mi fe y confianza en Jesucristo. Yo estaba desanimado y pensaba que por mi edad avanzada era imposible que lo lograra, pero la hermana siempre me recordaba que si  tenía fe yo podría ser sanado, un día le dije que sí, que tenía la fe suficiente para ser sanado. Un tiempo después fui operado y fui recuperando la visión.

    Tristemente tuve que mudarme  a otro sector,  desde que llegué a mi nueva casa inmediatamente busqué la Iglesia y los misioneros nuevamente comenzaron a ensañarme y acepté bautizarme. Desde que me bautice me he sentido bien y agradecido a mí Padre Celestial por la oportunidad de haber recuperado la visión, pues sé que de esta forma tendré la oportunidad de aprender más sobre Sus leyes y mandamientos. Mi corazón está muy alegre con la fe y el amor que tengo de que estoy en el camino de la verdad.

    Tristemente tuve que mudarme  a otro sector,  desde que llegué a mi nueva casa inmediatamente busqué la Iglesia y los misioneros nuevamente comenzaron a ensañarme y acepté bautizarme. Desde que me bautice me he sentido bien y agradecido a mí Padre Celestial por la oportunidad de haber recuperado la visión, pues sé que de esta forma tendré la oportunidad de aprender más sobre Sus leyes y mandamientos. Mi corazón está muy alegre con la fe y el amor que tengo de que estoy en el camino de la verdad.

    Las Noches Blancas continuaran realizándose en otras estacas de la región Este, a fin de que más plenamente todos los miembros de la Iglesia puedan sentir el gozo de ver a sus hermanos abrazar el evangelio restaurado y  recordar cuán grande es  el valor de las almas a la vista de Dios.