Taller de Autosuficiencia

    Taller de Autosuficiencia

    Miembros y no miembros en la ciudad de Santiago ha aceptado de prepararse y  han tomado el taller de autosuficiencia laboral. Aquellos que han participado expresan sus sentimientos de como este taller ha ampliado su visión y les ha ayudado a identificar nuevas oportunidades para mejorar sus vidas, no solo temporalmente sino también en la parte espiritual.

    La hermana  Miledy Cabrera  quien no es miembro de la Iglesia y tomo dicho taller expreso lo siguiente: “Me sentí muy bien cuando llegue al Centro de Recursos de Empleos que tiene la Iglesia en Santiago,  antes  tenía mi propio negocio  que consistía en un parqueo de carro en el cual yo misma lavaba los vehículos  y los parqueaba, el tener que cerrarlo me hizo sentir muy mal, me sentía vacía y me hizo pensar que ya no tenía oportunidad, pensaba que todas las puertas estaban cerradas y el tomar el curso autosuficiencia laboral me hizo sentir una persona nueva.

    Sé que la vida continua, me siento motivada tengo deseos de adquirir lo que quiero, de progresar, de seguir adelante, le doy gracias a Dios y al maestro Vicente Hernández  y  a mis compañeros por su ayuda. Les exhorto a las personas que quizás piensan que como yo no tenían oportunidad, que sí, que se puede todavía mientras se está aún vivo y que no piensen en la edad como una limitación como yo pensaba, si se tiene el deseo y las ganas de luchar: “Si se puede”.

    Para la hermana Denny Vargas miembro de la Iglesia, el taller de autosuficiencia laboral le hizo sentir animada, y le  dio nuevos ánimos y una nueva perspectiva de ver las cosas. “Pude conocer personas buenas, puede hacer nuevos amigos lo cual me hace sentir que hay una oportunidad para mí en el área laboral”.

    La experiencia para el hermano Vicente Hernández, instructor del taller de autosuficiencia laboral ha sido muy especial. Como el expreso: “Cada vez que tengo la oportunidad de impartir un taller de autosuficiencia laboral es otra oportunidad de crecimiento personal para mí, puedo aprender de cada uno de los participantes y llego amarles de forma individual. Es una satisfacción al saber que otros se motivan porque los esfuerzos que la Iglesia y como instructor se puedan hacer.

    Servir como instructor en el  Centro de Servicios de Autosuficiencia Laboral  me ha abierto otras puertas para yo  ver en mi propia vida  un futuro promisorio.

    Al igual que muchos de los que han participado la hermana Yelitza Gómez miembro de la Iglesia, la experiencia fue maravillosa. Aprendí y obtuve conocimientos que antes no tenía,  ya que nunca antes he tenido un empleo, este taller fue una gran oportunidad para saber cómo prepararme para una entrevista de trabajo, como lograr mis metas a largo y corto plazo. Pero lo más importante que aprendí fue que nada en la vida es imposible y la única persona que nos separa del éxito somos nosotros mismos, estoy muy agradecida con los programas de la Iglesia y sé que si nos fijamos metas y creemos en nosotros mismos llegaremos lejos en esta vida. Les invito a participar de este maravilloso taller.

    Tal cual indica el programa, aquellos que busquen trabajo, que deseen inscribirse en una institución académica o que vayan a abrir un negocio, se beneficiarán con el aprendizaje de los conceptos que se enseñan. El taller está diseñado para ser sumamente interactivo, motivador y entretenido. La aplicación de las aptitudes que adquiera en el taller le ayudarán a buscar empleo, a perseguir sus metas académicas o a abrir un negocio. También aumentará la confianza en su capacidad de lograr sus metas laborales. Las personas que asisten al Taller de autosuficiencia laboral y aplican los conceptos que aprenden ahí logran reducir el tiempo que pasan buscando trabajo.