Saltar navegador principal

Y es mi propósito abastecer a mis santos, porque todas las cosas son mías. D&C 104:15   

Autosuficiencia cover
elder acosta

Que bendición es saber que además de tener el firme objetivo de llevar a cabo “la inmortalidad y la vida eterna”[i] de sus hijos y permitirnos morar con Él, también durante nuestro estado mortal el padre tiene como propósito “abastecer a sus santos”[ii].

Estas manifestaciones de compromiso de parte de nuestro Padre Celestial deben ser suficientes, para aumentar nuestra fe y esperanza en que es posible tener suficiente, tanto para nuestras necesidades espirituales como para las temporales. Todas las cosas están a nuestro alcance, no hay nada que Él se haya retenido para sí. De hecho, a través del profeta José Smith también se nos ha dicho que todo lo que el “Padre tiene nos será dado[iii]”. 

Pero ¿cómo es posible esto?, ¿cómo puedo yo lograr la vida eterna o gozar de todo lo que el Señor tiene para abastecerme o llegar a recibir todas las cosas?

El profeta Moroni nos dice, que no recibiremos “nada si no hasta después de la prueba de nuestra Fe[iv]

El Salvador dijo al padre del joven endemoniado, “Si puedes creer, al que cree todo le es posible[v]

La fe es un principio indispensable para recibir todas las bendiciones espirituales y temporales que están a nuestra disposición, pero recordemos que “fe sin obras es muerta[vi]”. Por más grande que sea nuestro deseo de alcanzar las promesas del Señor, sólo podremos gozar de ellas si las buscamos con “todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza[vii]” Siendo diligentes en todas las cosas (D&C 103:6), de lo contrario seríamos “siervos no sabios[viii]” y nos negaríamos a nosotros mismos el gozo en esta vida y en la eternidad.

Es así como por medio de la expiación de Cristo tenemos a nuestro alcance la oportunidad de limpiarnos de nuestros pecados, encontrar fortaleza para nuestras debilidades y tener una esperanza de que vamos a vivir con Él, pero Su sacrificio sería inútil si no procuramos vivir de una manera digna y perseveramos hasta el fin (D&C 14:7).

Durante su reciente visita al Área del Caribe el Pres. Nelson nos invitó a “guardar los mandamientos”. Esta invitación, que no parecería ser nueva, es todo lo contrario. Es una invitación sencilla y directa de nuestro Padre Celestial por medio de Su profeta, a cada uno de los santos en toda el área del caribe para que seamos fieles y así se cumpla la promesa de que “Si guardáis mis mandamientos, prosperaréis en la tierra[ix]”. Mis hermanos, creo que es éste el camino más directo a la autosuficiencia

Yo testifico de que esta tierra y todo lo que ha sido creado por nuestro Padre Celestial es para bendición y posesión de Sus hijos, sólo que esto, por supuesto, está supeditado a un esfuerzo digno y diligente de nuestra parte, para ser dignos de cada una de esas bendiciones. Él ha hecho Su parte, el resto recae sobre cada uno de nosotros.

 


[i] ¡Moisés 1:39

[ii] D&C 104:15

[iii] D&C 84:38

[iv] Éter 12:6

[v] Marcos 9:23

[vi] Santiago 2:17

[vii] D&C 20:31

[viii] D&C 58:26

[ix] 2 Nefi 1:20