Saltar navegador principal

El Presidente Nelson destaca la importancia de Jesucristo en el nombre de la Iglesia: “Es Su Iglesia”

imagen

Casi dos meses después de su breve declaración sobre el nombre de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el Presidente Russell M. Nelson habló extensamente sobre la importancia del nombre completo de la Iglesia.

Hablando en la sesión del domingo por la mañana de la conferencia general de octubre de 2018, citó la escritura de 1838, dada por la voz de Jesucristo, que explica el nombre de la Iglesia: “Porque así se llamará mi iglesia en los postreros días, a saber, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”.

“Para gran parte del mundo, la Iglesia del Señor en la actualidad está camuflada como la 'Iglesia mormona’; pero nosotros, como miembros de la Iglesia del Señor, sabemos quién está a la cabeza de esta: Jesucristo mismo”, dijo el Presidente Nelson. “… Me doy cuenta con profundo remordimiento de que hemos transigido inconscientemente a que a la Iglesia restaurada del Señor se la llame mediante otros nombres, ¡y todos ellos suprimen el sagrado nombre de Jesucristo!”

Estos apodos incluyen “la Iglesia SUD”, “la Iglesia mormona” e “la Iglesia de los Santos de los Últimos Días”. Con cada uno de estos nombres, el Presidente Nelson dijo, “la omisión más patente es la ausencia del nombre del Salvador. ... Cuando desechamos el nombre del Salvador, desdeñamos sutilmente todo lo que Jesucristo hizo por nosotros, incluso Su expiación”.

Para aquellos que consideran imprudente o poco realista restaurar el uso adecuado del nombre de la Iglesia, el Presidente Nelson respondió que “si se tratara de un debate sobre la marca comercial de alguna organización hecha por el hombre, tales argumentos podrían prevalecer. Pero en esta cuestión crucial, acudimos a Aquel cuya Iglesia esta es, y reconocemos que los caminos de Jehová no son, y que jamás serán, los caminos del hombre”.

El presidente Nelson dijo que los Santos de los Últimos Días deben tener una visión a largo plazo y recordar que Dios ayudará a la Iglesia a tener éxito con esta corrección de nombre.

“Si somos pacientes y hacemos bien nuestra parte, el Señor nos guiará a lo largo de esta importante labor”, dijo. “… Queremos ser corteses y pacientes en nuestros esfuerzos por corregir estos errores. Los medios de comunicación responsables serán comprensivos en respuesta a nuestra petición'.

El presidente Nelson dijo que reconoce que algunas personas continuarán llamando a la Iglesia por otros nombres. “No obstante, no es sincero que nos sintamos frustrados si la mayoría del mundo llama a la Iglesia y sus miembros por el nombre incorrecto si nosotros hacemos lo mismo'.

Este énfasis, subrayó el presidente Nelson, “no es un cambio de nombre. No es un proceso de cambio de marca comercial. No es algo cosmético. No es un capricho. Y no es intrascendente. Antes bien, es una corrección. Es el mandamiento del Señor”.

Dijo que los esfuerzos de los Santos de los Últimos Días para usar el nombre correcto de la Iglesia darán frutos importantes en los próximos días.

“Si hacemos lo mejor posible por restaurar el nombre correcto de la Iglesia del Señor, Aquel cuya Iglesia esta es, derramará Su poder y Sus bendiciones sobre la cabeza de los Santos de los Últimos Días de formas que jamás hemos visto”, Presidente Nelson dijo. “Tendremos el conocimiento y el poder de Dios para ayudarnos a llevar las bendiciones del evangelio restaurado de Jesucristo a toda nación, tribu, lengua y pueblo, y para preparar el mundo para la segunda venida del Señor”.