Saltar navegador principal

¡Sin importar qué, mi decisión está tomada!

El asistir al SOY le abre oportunidades a la juventud de enfrentarse a sí mismos gracias a las enriquecedoras experiencias que viven durante esos días.

Así lo fue para el joven Rick Rodríguez Cabrera del barrio Nibaje, Santiago Sur. Para él todo empezó mientras meditaba en el lema de este año “Pide” basado en la escritura de Santiago 1:5-6 .  El lema de este año lo hizo pensar en qué cosas quería pedirle a Dios, es por esto que fue al SOY con un par de preguntas en busca de respuestas.

Una de ellas era saber si estaba preparado para servir una misión de tiempo completo ya que su tiempo se estaba acercando, pero no sólo eso, también quería saber si tenía el deseo. Durante las actividades que se llevaron a cabo un misionero compartió su testimonio y al hacerlo Rick se sintió completamente identificado. Este sentimiento hizo que en una de las sesiones cuando el hermano Miguel Thevenin  pidió que se pusieran de pie todos aquellos que estaban dispuestos a servir una misión de tiempo completo,  “sin pensarlo yo me levanté, en ese momento supe que  esas dos preguntas fueron claramente contestadas”. 

Rick compartió su experiencia mediante un discurso que tituló ‘’Tomar decisiones correctas’’, él quería enfatizar lo importante que es el hacerlo, y nos dice: “…como joven tengo la etapa más divertida de mi vida, pero de mí depende si esa diversión es sana y me prepara para ser un hombre de bien o lo contrario, es por esto que es tan importante ahora tomar decisiones correctas”.

Su discurso lo concluyó con estas palabras: “…sé que este evangelio es verdadero y que debemos vivirlo no solo aquí los domingos dentro de la Iglesia, sino en todo tiempo y lugar. ¡Sin importar qué, mi decisión está tomada! Un hermano me dijo que, no solo debemos tomar la decisión si no también sostenerla y yo sé que mi decisión ayudará a muchas personas a venir a Cristo.