Saltar navegador principal

Misioneros felices de su regreso a Puerto Rico

En el mes de febrero 2018, regresaron 16 misioneros y misioneras a continuar su llamado en Puerto Rico.  En esta ocasión 8 son misioneras y sus labores ya se han hecho sentir en diferentes municipios de la isla.  Con la llegada de este segundo grupo Puerto Rico cuenta con un total de 30 misioneros.

Estos jóvenes han experimentado emociones y sentimientos desde su arribo a la isla.  Al observar las necesidades que sufren muchas familias ocasionadas por el Huracán María, han sido partícipes de unirse a los miembros de las diferentes estacas para llevar suministros, artículos de primera necesidad y compartir el evangelio.

El Élder Bradford quien estaba sirviendo su misión en Ponce fue asignado a la misión Fresno, California.  Con mucha emoción expresó lo siguiente: “para mí la salida de Puerto Rico fue como un cuchillo en mi corazón.  Estando fuera de la isla me sentía muy preocupado por las personas. Estoy muy feliz de haber regresado a Puerto Rico.' El Élder Bradford estará un año más en la misión y desea hacer todo lo que este a su alcance para ayudar en la recuperación de la isla.

Por su parte el Élder Thornton servía su misión en Guaynabo y fue asignado a Arcadia, California. Al preguntarle cómo se sintió tras el paso del huracán comentó, 'me sentí muy raro al ver el cambio en la isla y no poder ayudar'.  Aunque solo le quedan seis meses en la misión, está decidido a servir al máximo.

El Élder Smith comentó que realizaba su misión en Santa Isabel y de ahí fue asignado a McAllen, Texas.  “Me sentí muy triste por lo que pasó.  Me quería quedar para ayudar, pero no fue posible. Ahora que regresé quiero hacer todo lo que pueda'.  Le quedan 19 meses para completar la misión, por lo que podrá realizar mucho servicio por nuestros hermanos en la isla.

“Muchas responsabilidades, no hubo comunicación con los líderes y tuvimos que tomar decisiones por nosotros mismos durante algunos días.  Me gusta ayudar a las personas, la gente está en modo de sobrevivencia y queremos llevarle un mensaje de esperanza”, manifestó el Élder Russell.  Él se encontraba en la Estaca de San Juan y fue asignado a Anaheim, California.

Por otro lado, el presidente de la Misión, David Holt Smart y su esposa, han experimentado sentimientos de alegría y felicidad al recibir a estos misioneros y estas misioneras en la Isla del Encanto.  “La hermana Smart y yo estamos muy felices de tener los misioneros otra vez aquí en esta hermosa isla.  Nos sentimos muy bendecidos de poder participar en la reconstrucción de Puerto Rico tanto físicamente y de más importancia espiritualmente.  Desde la primera semana de octubre cuando nosotros regresamos, después de enviar nuestros misioneros a todas partes del mundo, hemos trabajado y orado día y noche para el regreso de nuestros misioneros.  Como expresa la hermana Smart, 'la herida que he sentido en mi corazón, ahora está comenzando a sanar '.

 

Fuente: PrensaMormonaPR