Saltar navegador principal

Instituto aumenta nuestro poder para evitar las tentaciones y recibir la guía del Espíritu Santo

Conoce la experiencia de Yahdier Diaz

A la juventud sin lugar a dudas le gustaría encontrar una forma de aumentar el poder para evitar las tentaciones y para recibir la guía del Espíritu Santo en todo lo que se haga, además de saber que al procurar ayuda divina esta será recibida.

Esta oportunidad la tienen es sus manos ya que como lo menciona Yahdier Díaz Santiago del Barrio Trujillo Alto de la Estaca San Juan, Puerto Rico, es una promesa hecha por nuestro actual profeta: “Si eres estudiante universitario soltero, te pido que hagas de tu participación en instituto una prioridad. Los estudiantes casados y otros adultos solteros también son bienvenidos y los animamos a asistir. Piénsalo. Harás nuevas amistades, sentirás el Espíritu y tu fe se fortalecerá. Te prometo que, al participar en instituto y estudiar las Escrituras de manera diligente, aumentará tu poder para evitar las tentaciones y para recibir la guía del Espíritu Santo en todo lo que hagas. Los que con humildad procuren ayuda divina, la recibirán. Ésa es una promesa que te hago.” Presidente Thomas S. Monson (21 de mayo de 2009).

El asistir a Instituto llena a los alumnos de una variedad de experiencias tanto divertidas, como de conocimiento y superación espiritual.  Yahdier no olvida una clase acerca del sacerdocio,  para ese entonces tenía 1 año y dos meses de bautizado , en sus palabras nos dice: “ Yo aún estaba aprendiendo del evangelio y todavía no tenía un testimonio muy firme, pues aún no sabía de muchas cosas básicas del evangelio y de los principios y doctrinas, el maestro estaba enseñando la importancia que tenemos de poder tener la autoridad y el poder de Dios sobre la tierra y lo importante que es ser dignos de portar ese poder y autoridad de Dios. Fue tan fuerte la impresión que sentí que pude ver las cosas que debía cambiar y decidí hablar con mi obispo. Gracias a esa clase obtuve valentía y lo que más atesoro con todo mi corazón, es que entendí que ese poder realmente lo tenemos en la tierra”.

Pronto inician las clases nuevamente y es una gran oportunidad que tendrá la juventud para obtener las bendiciones prometidas.