Saltar navegador principal

El élder Neil L. Andersen invita a los santos en Haití a estar listos para entrar al templo

El 11 de marzo de 2017, 118 misioneros se reunieron en la capilla Centrale para escuchar las palabras del élder Neil L. Andersen, del Cuórum de los doce, quien les habló acerca de cuáles deberían ser sus expectativas de vida después de la misión. Durante la reunión animó a los élderes y a las hermanas a que luego de terminada la misión eligieran una buena carrera, encontraran un buen trabajo y se casaran en el templo. Enfatizó el hecho de que ellos son los futuros líderes de la Iglesia y que si permanecían fieles ayudarían en el crecimiento de la misma en su país y el Padre Celestial les bendeciría.

El élder Andersen estuvo acompañado de su esposa, la hermana Kathy Andersen; también por el élder Richard J. Maynes, de la Presidencia de los Setenta, y de su esposa, la hermana Nancy Maynes, y por el élder Hugo E. Martínez, Setenta Autoridad General y segundo consejero de la presidencia del Área Caribe y de su esposa, la hermana Nuria Martínez.

Ese mismo día se llevó a cabo una reunión para algunos líderes del sacerdocio de las cuatro estacas de ese país, a la cual asistieron 184 hermanos. Con una gran expresión de amor, el élder Andersen estuvo dispuesto a contestar las preguntas que los líderes tenían y tomó tiempo para enseñarles acerca de cómo prepararse mejor para la segunda venida del Salvador a través de las ordenanzas del templo. Esta reunión fue especial ya que el élder Andersen les anunció, a los hermanos presentes, cuál será la ubicación del segundo templo del Área Caribe y el primero en Haití. La construcción de ese templo fue anunciada por el presidente Thomas S.  Monson durante la sesión general del domingo 6 de abril de 2015. La invitación del élder Andersen para todos los líderes presentes fue prepararse para recibir las ordenanzas del templo.


'Al pasar por las puertas del templo encontramos descanso para nuestras almas y un respiro para nuestras preocupaciones'

Presidente Monson

Durante su visita el élder Andersen, quien fue acompañado por el élder Bien Aimé, Setenta de Área , ambos con sus esposas, estuvieron en una conferencia especial realizada en la estaca Port-au-Prince, Haití, el domingo 12 de marzo. A la misma asistieron 941 personas. Con un espíritu de amor y emoción, el élder Andersen les enseñó algunos principios importantes, entre los cuales se destacan:

'El enseñar a los niños a pensar más alto”, recordándoles que será una bendición el tener un templo en su país. También en esta reunión anunció el lugar  en donde se construirá el templo. Esta casa del Señor permanecerá en Haití hasta la segunda venida del Salvador.

Continuó diciendo que el templo es un lugar especial. Luego compartió una cita del presidente Monson: 'Al pasar por las puertas del templo encontramos descanso para nuestras almas y un respiro para nuestras preocupaciones'.

Tras lo cual agregó: “El templo es un regalo del Señor. Así como Moisés subió a una montaña para recibir revelación, de igual manera les prometo que si permanecen fieles, el templo les fortalecerá. Sin embargo, ¿cómo se prepararán para eso? Deberán estar preparados para recibir ese regalo.

Cuando el Señor nos da algo de gran valor, Él requiere nuestros corazones y nuestra lealtad; no nuestro dinero.

Les dejó este desafío: “Lean el Libro de Mormón desde la portada hasta el final, luego podrán decir que el Señor me ha dado algo especial”.

Finalizó sus palabras compartiendo su testimonio de que sabe que Jesús vive, que ha resucitado y que, un día, todos estaremos delante de Él, y no habrá diferencias de idiomas ni de países.

Invitó a todos a hacer el compromiso de construir el templo en sus corazones y a visitar el lugar y a dar seguimiento a la construcción. Concluyó diciendo: “Cuando lo tengan en tres años dirán: Estoy preparado, soy más fuerte y estoy listo para predicar'.