Saltar navegador principal

Mi Familia, Historias que nos unen

Mi Familia, Historias que nos unen

El Presidente Thomas S. Monson enseñó: “Descubrimos algo de nosotros mismos cuando aprendemos sobre nuestros antepasados.” (“Verdades constantes para tiempos cambiantes”, Liahona, mayo de 2005, pág. 21)

El hablar con parientes sobre las historias de nuestra familia, trae un dulce espíritu, una mayor conversión, y fortaleza; los corazones se vuelven a las generaciones pasadas, tal cual se indica en las escrituras: “Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.” (Malaquías 4:6)

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, a fin de ayudar a simplificar el proceso de recopilar historias, fotografías y otras informaciones básicas de nuestra familia, ha introducido el folleto Mi Familia, Historias que nos unen.  

Todos los miembros de la Iglesia han sido invitados a ayudar a aquellos que no tengan experiencia en el uso del computador a iniciar su trabajo con dicho folleto. En esta labor extraordinaria, los hombres y mujeres jóvenes también han recibido el llamado de involucrarse y poner sus habilidades tecnológicas al servicio de aquellos que lo necesiten en sus barrios y ramas.

“Les prometo que serán protegidos contra la creciente influencia del adversario. A medida que participen en esta obra sagrada y lleguen a amarla, serán protegidos en su juventud y durante su vida.” (Elder David A. Bednar. “El corazón de los hijos se volverá”, Liahona, noviembre de 2011, págs. 26-27)

Se invita a todos a compartir y promover los siguientes pasos, para que cada miembro de la Iglesia pueda tener la bendición de trabajar en su propia historia familiar:

1-    Converse con su familia y utilice el folleto para anotar historias e información sobre sus antepasados y sus familias.

2-    Ingrese las historias y la información que haya reunido en FamilySearch.org. (Puede ayudarles a ingresar las historias y la información, si fuera necesario.)

3-    Vaya al templo en favor de sus antepasados, o haga los arreglos necesarios para que otras personas lo hagan.

Si un miembro necesitara ayuda para ingresar la información del folleto, otro miembro puede entrar en el sistema y escribir la información por ellos mediante la función: Ayudar a otras personas de FamilySearch.org/mifamilia

Para entrar en el sistema en modo de ayudante, siga estos pasos:

1-    Obtenga el nombre, el apellido, la fecha de nacimiento y el número de ayudante del miembro. (El número de ayudante son los últimos cinco dígitos del número de cédula de miembro de la Iglesia de la persona a quien esté ayudando. El secretario del barrio puede proveerle estos datos si no los tiene).

2-    Vaya a FamilySearch.org/mifamilia y entre al sistema con su nombre de usuario y contraseña.

3-    Haga clic en Ayudar a otras personas. Aparecerá una ventana emergente.

4-    Utilice la opción adecuada: Si la persona a la que esté ayudando tiene una cuenta de FamilySearch, podrá ingresar el nombre de usua­rio y el número de ayudante de la persona, luego haga clic en Entrar. Si la persona no tiene una cuenta FamilySearch, haga clic en nombre completo.

5-    Ingrese el nombre, el apellido, la fecha de nacimiento y el número de ayudante de la persona a quien desee ayudar. (Asegúrese de ingresar la información de la persona a quien esté ayudando y no la información de usted).

6-    Haga clic en Entrar.

7-     Ingrese la información del folleto de la persona que está ayudando en el Árbol Familiar.

8-    Al terminar de ayudarle, haga clic en DEJAR DE AYUDAR A OTRAS PERSONAS.

9-    Cuando el sistema le pida que confirme, haga clic en Detener.

El nuevo folleto: Mi familia, Historias que nos unen es una gran oportunidad que debemos aprovechar para fortalecer a las familias, fortalecer los testimonios y seguir avanzando hacia un crecimiento real.

“Toda obra que hagas en el templo es tiempo bien utilizado, pero recibir las ordenanzas en forma vicaria por alguno de tus antepasados hará el tiempo que pases en el templo más sagrado e incluso se recibirán bendiciones aún más gloriosas.” (Elder Richard G. Scott. “El gozo de redimir a los muertos” Liahona, noviembre de 2012, pág. 94).