Saltar navegador principal

El Seminario una bendición en mi vida y fuente importante para mi conversión

El Seminario una bendición en mi vida y fuente importante para mi conversión

Carlos Guillermo Colón Ortiz es el único hijo varón de cuatros hijos que tienen el Obispo Guillermo Colón y su esposa, la hermana Rosa Colón. La familia asiste al barrio de Cayey, Estaca de Caguas, Puerto Rico. 

Foto Carlos.jpg

Carlos nació en julio de 1997 y fue sellado a sus padres en el 1999.  Es un joven ejemplar y muy luchador, se destaca por ser líder en donde quiera que esté, se graduó de escuela superior en mayo pasado con todos los honores y premios que otorga el sistema público de enseñanza de Puerto Rico y fue ganador de una beca otorgada por una reconocida institución bancaria por sus dotes de líder y buen estudiante.  Actualmente estudia en la Universidad de Florida en Gainsville.

Carlos es un fiel servidor del Padre Celestial.  Desde sus años en la Organización de la Primaria demostró un gran amor por el Padre Celestial y por Jesucristo.  Cursó los cuatro años de seminario con asistencia perfecta y desarrolló un amor por la lectura de las escrituras.  Su maestra de seminario, la hermana Mirta López, le inculcó el amor a la lectura, el amor hacia su patria, el amor hacia la tierra y a su cultura.  De ahí que al joven Carlos le interesó la agricultura y a través del Club 4H aprendió a cultivar la tierra.  Para Carlos Guillermo los años asistiendo al Seminario fueron los mejores y comparte su testimonio: “Mi experiencia en el programa de Seminario ha sido una de gran crecimiento espiritual. He podido conocer mejor a mi Salvador a través de la lectura diaria de las escrituras acompañada con la oración. Al estudiar las escrituras de forma constante he sentido que este Evangelio es verdadero y que contiene todo a su plenitud. Ahora sé con más certeza que Dios vive y que me ama, tanto así que hizo un plan perfecto para que nosotros volvamos de nuevo a su presencia.

También puedo decir que Jesucristo es mi Salvador y Redentor y que dio su vida por mí. Cada vez que leo de Él en las escrituras lo siento como si estuviera ahí a mi lado cuidándome y ayudándome. Sé que el Libro de Mormón es verdadero y que es la palabra de Dios. Cada vez que leo el Libro de Mormón me gusta más y encuentro respuestas a muchas de mis preguntas. Cuando sentí esto sobre este libro pude entender con certeza que José Smith fue un profeta de Dios, que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la Iglesia verdadera y que tenemos un profeta actual, llamado Thomas S. Monson, que nos guía a hacer lo correcto.

El Seminario ha sido una bendición en mi vida y una fuente importante para mi conversión en la Iglesia. Espero que este programa también sea de gran fortaleza e inspiración para otros jóvenes.”

Otra faceta del hermano Colón es la música.  Su mamá lo llevó a clases de piano donde su primera maestra le indicó que el niño no tenía talento por lo que le sugirió que se olvidara de la música.  Carlos no se dio por vencido, y aunque solo tenía 9 años, el perseveró y practicó mucho y al siguiente año la mamá lo volvió a llevar a las clases de piano, donde la maestra quedó impactada con el avance logrado por el niño.  Carlos es así, perseverante y dispuesto a superar los retos. Con mucha paciencia él supera los retos que se le presentan.  Así aprendió el idioma inglés por sí solo.

Por cinco años Carlos Guillermo perteneció al Coro de Campanas, dirigido para ese tiempo por la hermana Nuria Martínez, esposa del Elder Hugo Martínez; con el Coro de Campanas, además de aprender música, tuvo la oportunidad de prestar servicio.  Recuerda con mucha emoción su viaje a la República Dominicana donde  ofrecieron su talento a los niños y a los hermanos dominicanos. Ver la alegría reflejada en los rostros de esos hermanos fue para Carlos algo inolvidable.

Carlos Guillermo tiene muchas metas.  Por ahora está concentrado en sus estudios, quiere ser Ingeniero Biomédico.  También se está preparando para servir una misión de tiempo completo.  Tiene un fuerte testimonio de la expiación de Jesucristo y de la veracidad del Evangelio y del Libro de Mormón. Es un fiel cumplidor de la Palabra de Sabiduría.